Perú, el centro del origen del cacao

Históricamente estaba dicho que el cacao tenía su origen en mesoamérica. Debido a la gran difusión de estudios arqueológicos que revelaron que en las culturas Maya y Azteca, la semilla del cacao era considerada sagrada, incluso se piensa que en las festividades la bebían como un trago que brindaba fuerza y vigorosidad.

Sin embargo, recientes estudios en el complejo Montegrande en Jaén indicarían que el cacao podría provenir del territorio amazónico peruano. En el 2010 las excavaciones realizadas por el arqueólogo Quirino Olivera detectaron la existencia de tumbas de alta jerarquía religiosa con ofrendas que incluyen semillas de cacao que tendrían una antigüedad de 5500 a 5350 de acuerdo a la datación de carbono 14 realizada por la Universidad de Calgari (Canadá). Este hallazgo sería anterior a lo encontrado en las culturas Azteca y Maya.

A esto se suma también un hallazgo de restos de almidón de cacao con una antigüedad también mayor a la de los Aztecas en vasijas ceremoniales en Palanda, Ecuador. Esta ciudad es una provincia que se encuentra muy cerca a la frontera con Perú y que se alimenta del río Chinchipe que se conecta al río Marañón, que este, a su vez, es afluente del Amazonas, que como ya sabemos nace en el Perú.

No cabe duda que si bien se esperan más investigaciones, este es el primer gran hallazgo para poder decir que nuestra amazonía es el centro del origen del cacao. 

fuente: Peru.com, Andine.pe, Usil.edu.pe

 
Q'uma Peruvian Organic Chocolate